TRAYECTORIA

Hace ya 50 años, un grupo de padres, asumiendo su responsabilidad de primeros educadores y a iniciativa del fundador del Opus Dei, San Josemaría Escrivá de Balaguer, comenzó a promover la fundación de colegios donde sus hijos recibieran una educación que fuese la continuación de la de sus familias.

Así, el 19 de marzo de 1973, abrió sus puertas el Colegio Los Molinos en una casona del barrio de Belgrano R, en la calle Superí 1640/70 de la Capital Federal. Se inició la actividad con 78 alumnos desde preescolar hasta 3º grado de primaria.

En 1978, la familia Güemes donó una manzana en la zona de Munro y en la década de los ‘80 esa pasó a ser la nueva sede del Colegio. En 1980 se trasladó el Secundario y tres años después lo hizo Primaria. A partir de marzo de 1983, el Colegio completo funcionó en Munro. Pocos años después se adquirieron dos manzanas linderas más, y se completaron así las actuales tres hectáreas. Metros y metros de patio abierto desembocan en áreas de verde que se emplean a diario para el deporte.

A este espacio se sumó, en 1996, un terreno en Pilar que se utiliza todos los sábados del año para competencias deportivas de los alumnos, exalumnos, docentes, padres y amigos. Cuenta con 20 canchas de fútbol y rugby, vestuarios completos y estacionamiento unificado para 300 autos.

En 1998, el Colegio celebró su 25 aniversario. Para entonces, Los Molinos era un colegio consolidado, de nivel académico alto y sólida formación humana, con una matrícula de alumnos que crecía anualmente, y camadas de egresados que desde 1982, con toga y birrete, de despedían cada año del Colegio.

A más de 40 años de su creación, el espíritu fundacional de Los Molinos se mantiene inalterable y vivaz. Un Colegio de Familias que procura ayudar a los padres en la formación integral de sus hijos varones.

¿Querés coordinar una entrevista para el próximo ciclo lectivo?

¡NOS ENCANTARÍA RECIBIRTE!

Vení a conocernos y te contamos todo lo que hacemos.